La enfermería: Una voz para liderar

El equipo de pasantes-LEO (licenciados en enfermería y obstetricia) del Hospital Básico Comunitario Ángel Albino Corzo y Casa Materna  En la fila superior, de izquierda a derecha: Ittzell Merari Portillo Nuñez, Hilda Maria Vivanco Robles, Fabiola Ortiz (supervisora clínica), Melania Muñoz Ramírez (enfermera general), Alma Nayelli Hernández Martínez  En la fila inferior, de izquierda a derecha: Jazmín Gómez Aguilar (jefa de enfermería), Oscar Mejía Hernández, Edith Jazmin Rojas Bautista, Alhelí Susana Sánchez Bello, Daniela Carrasco Chávez y la Dra. Dania Citlali Molina Palacios (directora del Hospital Básico Comunitario Ángel Albino Corzo)

El equipo de pasantes-LEO (licenciados en enfermería y obstetricia) del Hospital Básico Comunitario Ángel Albino Corzo y Casa Materna

En la fila superior, de izquierda a derecha: Ittzell Merari Portillo Nuñez, Hilda Maria Vivanco Robles, Fabiola Ortiz (supervisora clínica), Melania Muñoz Ramírez (enfermera general), Alma Nayelli Hernández Martínez

En la fila inferior, de izquierda a derecha: Jazmín Gómez Aguilar (jefa de enfermería), Oscar Mejía Hernández, Edith Jazmin Rojas Bautista, Alhelí Susana Sánchez Bello, Daniela Carrasco Chávez y la Dra. Dania Citlali Molina Palacios (directora del Hospital Básico Comunitario Ángel Albino Corzo)

Para conmemorar el día internacional de la enfermería, invitamos al equipo del Hospital Básico Comunitario Ángel Albino Corzo y Casa Materna a compartirnos por qué quisieron ser enfermeros y qué los mantiene inspirados en este trabajo. El enfoque de este día internacional 2019 es “La enfermería: Una voz para liderar - La salud para todos.” Estamos orgullosos de contar con nuestro equipo de enfermería y con nuestros aliados enfermeros para poder brindar una atención segura, respetuosa y de calidad. Juntos, seguimos trabajando para garantizar el derecho a la salud para todos.


“Una enfermera es un ser humano íntegro, que comprende las necesidades y sentimientos de sus pacientes, es un proveedor de cuidados, de comprensión, amabilidad, afecto y solidaridad. El ayudar a alguien que se encuentra en un estado de vulnerabilidad no siempre es fácil, pero es precisamente en ese momento cuando sé que enfermería fue lo mejor que pude haber estudiado.

Lo más gratificante de ser enfermera [son] las palabras de gratitud que me llevo y que siempre tengo presente, es lo que hace que día a día me impulse a seguir en esta hermosa profesión.

“Cuando era estudiante de enfermería, conocí a una mujer que llevaba un mes hospitalizada. Al terminar las funciones que se me habían decretado, me acercaba a esa mujer, platicaba con ella, en ocasiones la peinaba, fue tanta la interacción que pude tener con ella que cuando se fue de alta, solo mencionó “Puede abrir el tercer cajón, que hay algo para usted”. Cuando abrí el cajón, encontré un paquete de chocolates, con unas palabras que decía: Muchas gracias por estar al pendiente de mí, por tener tiempo de escucharme. Espero siempre encontrar enfermeras como usted. Es una historia que nunca olvidaré y, gracias a esa historia, día a día sigo dando lo mejor de mí.”

~ Soraya Ortega Garduño, licenciada en enfermería y obstetricia y supervisora clínica de Compañeros En Salud


Cuanda era pequeña, sabía la situación [en la] que estaba mi comunidad, necesitada de alguien que pudiera acompañarlos, orientarlos o darles una explicación acerca de sus dudas o preguntas sobre lo que estaban padeciendo.

“Las zonas indígenas que no tienen unidades de salud son las más abandonadas, somos los que sufrimos aún más discriminación y violencia. Somos los que menos acceso a la salud tenemos. Analizo hoy y considero que por todo lo que menciono me incline por la enfermería.

“La enfermería es importante en las diversas áreas y zonas de la población mexicana. Fortalece la orientación, [el] cuidado, así como la identificación de riesgos para la atención o tratamiento oportuno más si se establecen en las zonas de difícil acceso a la salud y de alta marginación, favoreciendo la disminución de violencia estructural, social y cultural.”

~ Fabiola Ortiz, especialista de enfermería perinatal y supervisora clínica de Compañeros En Salud


“Enfermería logra y se adapta a las diferentes situaciones que se le presentan, busca como resolver hasta el más mínimo problema, y son estas personas quienes cuidan día a día a pacientes sin conocer parte de su vida, son quienes se preocupan y muchas veces quienes están ahí en los peores momentos de salud, quienes toman un rol de amigo o familiar, toman la responsabilidad del cuidado como su bandera y la defienden.

Cada uno marcamos la diferencia siempre día a día con cada esfuerzo y dedicación que les proporcionamos a cada persona que tenemos la dicha de conocer y cruzarnos en su camino.

~ Oscar Mejía Hernández, pasante-LEO (licenciado en enfermería y obstetricia) de Compañeros En Salud


“Cuando tenía 15 años, fui intervenida en tres ocasiones y pasé por varios hospitales y personal. Me dí cuenta de lo mucho que hace y conoce enfermería y que fue por este personal que mi estancia fue más amena. Solo me decepcionaba la subestimación que muchos mantenían [sobre esta profesión].

“Empecé a trabajar como enfermera particular hace dos años con un médico jubilado de 76 años que tiene el diagnóstico de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y empezaba con deterioro cognitivo. Al inicio fue difícil generar confianza, mantenía un nivel de oxígeno en la sangre de 78 % (lo normal es 98%) y la familia me decía que eso era lo mayor a lo que podía llegar.  Yo no estaba tan convencida de ello, así que modifiqué su cuarto para poder tener una mayor extensión de las puntas nasales y empezamos a realizar ejercicios de resistencia, fuerza y músculos. Hacíamos ejercicios mentales y contábamos historias, y poco a poco fue mejorando. Cuando deje de trabajar con él, se mantenía con Sat. 92% O2 y sin oxígeno de 89%. Hace poco ví a su hija menor y me dice que ha estado muy bien, trabajando y ejercitándose a diario, y todavía se acuerda mucho de mí. Pasamos muchas cosas juntos, incluso días en el hospital y sismos. Me enseñó mucho.”

Considero que todo mundo merece ser cuidado y escuchado.

~ Edith Jazmín Rojas Bautista, pasante-LEO (licenciada en enfermería y obstetricia) de Compañeros En Salud


“Durante el proceso de la enfermedad (leucemia) de mi único hermano, nació en mí las ganas de cuidar al enfermo. Por eso me hice enfermera.

A nosotros como profesionales de esta rama de la salud, nos importa su completo bienestar no solo en la enfermedad (patología) sino también en su estado emocional y sentimental. Pienso que si en la red de salud no existiéramos las enfermeras, las relaciones humanas se perderían con el paciente.

“Lo que me mantiene inspirado en este trabajo es primeramente ver que la persona al que atiendo se vaya con un sonrisa y quizás no me de las gracias y solo al médico le agradezcan pero yo sé que en el fondo ese paciente mejoró por los cuidados no solo míos sino de todas mis compañeras en turno del hospital.

“En una ocasión ingresó un paciente el cual tenía el diagnóstico de neumonía. Siempre tenía el cuidado con él porque era un paciente que por su edad avanza y su problema respiratorio eran pocos familiares los que estaban con él así que mucha parte de la mañana me quedaba a cargo sola con el paciente. Mejoró mucho y al final del día lo dieron de alta. Al poco tiempo regresó, esta vez más delicado, y ahora con más ganas cuidaba de ese paciente longevo ahora con más cuidados por parte de medicina interna. Al final del día me retiraba hasta las cuatro para realizar sus cuidados ya que sabía que el paciente le gustaba que yo lo viera. Estuvo como un mes y desafortunadamente un día al llegar a la guardia me encuentro que él estaba desaturando [el oxígeno en su sangre disminuía] y empezó a tener insuficiencia respiratoria y al final falleció. Pero recuerdo que al fallecer el señor aún me dio las gracias por haber sido la única enfermera, como él me dijo, que lo cuido y le dio cariño y eso me hizo sentir muy bien. Al final los familiares estuvieron agradecidos.”

~ Jazmín Gómez Aguilar, jefa de enfermería del Hospital Básico Comunitario Ángel Albino Corzo


“La enfermería en el sistema de salud es la base del cuidado de la persona que carece de bienestar. Soy una enfermera obstetra que trabaja en Casa Materna promoviendo a diario un modelo de parto respetado con un enfoque intercultural, empoderando a la mujer desde la primera vez que llega a consulta a Casa Materna por tener trabajo de parto, hasta que llega la hora de la atención de su parto,  para que ella se sienta la protagonista de su parto, yo solo sé ser un medio para que la atención de parto sea como la mujer desea.

Me mantiene inspirada el simple hecho de saber que puedo hacer la diferencia día a día, en una mujer y/o familia, que las intervenciones que realice sean para el mejoramiento de la madre y su bebé y que les brinde una atención digna y calidad.

~ Ameyalli Aide Juárez Orea, licenciada en enfermería y obstetricia y supervisora clínica de Compañeros En Salud


“Yo quise ser enfermera porque me gusta el contacto con la gente, porque aprendí que muchas veces con una atención oportuna puedes cambiar una vida. Con el paso del tiempo, aprendí que enfermería no solo se trata de inyectar y cambiar pañales, y que tampoco somos los ayudantes del médico, sino más bien que somos un complemento para el bienestar del paciente; durante nuestra formación no solo vemos los aspectos clínicos que pueden afectar la salud de un paciente, sino también nos enseñan a identificar factores emocionales, culturales, sociales y económicos. Vemos a las personas como un todo, y proporcionamos cuidados basándonos en estos aspectos, orientamos, educamos y escuchamos. Siempre te queda la satisfacción cuando un paciente mejora, o en nuestro caso más específico un bebé nace, cuando ves que todo está bien, cuando pudiste acompañar, dar alivio, dar ánimos y la gente te agradece, eso te llena en lo personal, te hace crecer como persona y como profesional.

“Agradezco mucho a Compañeros En Salud, por confiar en nosotros, en ver nuestro potencial como enfermeros obstetras. Gracias por la oportunidad de ejercer con autonomía.

Soy muy feliz de ser parte de esta obra y aunque a veces hay momentos difíciles no me arrepiento de haber venido a Chiapas.

~ Hilda Maria Vivanco Robles, pasante-LEO (licenciada en enfermería y obstetricia) de Compañeros En Salud