Estudiantes de medicina ayudan a conectar a los pacientes para recibir atención en zonas marginadas de Chiapas

Foto: Karen Yunuen y Gala Limón Saldivar, estudiantes de medicina, miden el nivel de glucosa de doña Rosalinda durante la búsqueda activa en su comunidad.

Foto: Karen Yunuen y Gala Limón Saldivar, estudiantes de medicina, miden el nivel de glucosa de doña Rosalinda durante la búsqueda activa en su comunidad.

Aprovechando el inicio de su receso de verano, los estudiantes de medicina del programa Acciones y Vínculos en Salud (AVES) del Tecnológico de Monterrey pasaron una semana con Compañeros En Salud para trabajar en nuestra bianual búsqueda activa. Durante cada uno de estos eventos, nos enfocamos en distintas zonas de nuestra área de influencia remota y rural, yendo de puerta en puerta para encuestar a cada miembro de los hogares sobre su salud. Es una parte muy importante de lo que hacemos para garantizar el derecho a la salud para los que viven en estas comunidades marginadas. Es una experiencia que cambia vidas, no sólo para pacientes sino para estos estudiantes de medicina, quienes aprenden sobre medicina social y salud global. Tienen una oportunidad de conocer las necesidades de salud de la población y los retos que los pacientes enfrentan para obtener atención médica de calidad.

Dos equipos pasan varios días en las comunidades durante esta experiencia de inmersión, caminando de puerta en puerta para visitar a cada hogar.  Foto: Karen Gabriel López Salinas y Abril, estudiantes de medicina, se acercan a una casa para realizar encuestas de salud.

Dos equipos pasan varios días en las comunidades durante esta experiencia de inmersión, caminando de puerta en puerta para visitar a cada hogar. Foto: Karen Gabriel López Salinas y Abril, estudiantes de medicina, se acercan a una casa para realizar encuestas de salud.

En cada casa, piden permiso para realizar encuestas de salud a cada miembro de la familia.  Foto: Doña Araceli y su hijo Arley reciben a las estudiantes de medicina, Karen Yunuen y Gala Limón Saldivar, en su casa.

En cada casa, piden permiso para realizar encuestas de salud a cada miembro de la familia. Foto: Doña Araceli y su hijo Arley reciben a las estudiantes de medicina, Karen Yunuen y Gala Limón Saldivar, en su casa.

La búsqueda activa es algo que todos los médicos deberíamos experimentar. Muchas veces olvidamos que la medicina es una profesión altruista y que el bienestar de los pacientes es nuestra verdadera misión. Me parece sumamente importante que todos veamos de primera mano las necesidades que hay en el país y que utilicemos nuestro conocimiento para ayudar a las personas que no tienen un fácil acceso al sistema de salud ya que al final del día son los que más nos necesitan. Sin duda alguna ha sido una experiencia bastante enriquecedora con la que he crecido a nivel personal y profesional.
— Karen Yunuen, estudiante de medicina
Recogemos datos de cada persona en tablets para tener información sobre su salud. Equipados con esta información, nuestros médicos en las clínicas tienen una mayor capacidad para atender a los pacientes en sus comunidades. Además, estos datos nos permiten formar nuestros programas e iniciativas según las necesidades de la población y medir nuestro impacto a lo largo del tiempo.  Foto: Daniela Santos Cantú, estudiante de medicina, explica el proceso de la encuesta a Evangelina.

Recogemos datos de cada persona en tablets para tener información sobre su salud. Equipados con esta información, nuestros médicos en las clínicas tienen una mayor capacidad para atender a los pacientes en sus comunidades. Además, estos datos nos permiten formar nuestros programas e iniciativas según las necesidades de la población y medir nuestro impacto a lo largo del tiempo. Foto: Daniela Santos Cantú, estudiante de medicina, explica el proceso de la encuesta a Evangelina.

La búsqueda activa nos empuja a sensibilizarnos de primera mano sobre las situaciones de salud que se vive en las comunidades rurales del país para poder generar su soluciones efectivas. Acercarse a las comunidades rurales de México te toca el corazón, te inspira con su gente, su naturaleza y sus áreas de oportunidad.
— Daniela Santos Cantú, estudiante de medicina
De acuerdo con los estándares de la OMS, hacemos preguntas, tomamos los signos vitales y hacemos pruebas para determinar el riesgo de cada persona para ciertas enfermedades.  Foto: Abril Montserrat Alarcón Cano, estudiante de medicina, toma la presión a Adela enfrente de su casa.

De acuerdo con los estándares de la OMS, hacemos preguntas, tomamos los signos vitales y hacemos pruebas para determinar el riesgo de cada persona para ciertas enfermedades. Foto: Abril Montserrat Alarcón Cano, estudiante de medicina, toma la presión a Adela enfrente de su casa.

Todo el conocimiento que hemos adquirido a lo largo de los años, las desveladas y las dificultades que hemos cursado no tendrían sentido si no pudiéramos compartirlo con alguien más.
La salud es un derecho con el que todos deberíamos contar. CES y la búsqueda activa me dieron la oportunidad de ver la realidad, y darme cuenta que para muchos sólo se considera como un ‘privilegio.’ El cambio empieza en nosotros al conscientizarnos y realizar pequeñas acciones para promover la salud donde más se necesita.
— Abril Montserrat Alarcón Cano, estudiante de medicina
Foto: Gala Limón Saldivar, estudiante de medicina, mide el nivel de glucosa de doña Luisa mientras su hija Rosalinda, su nieta Kenia, y el supervisor clínico de Compañeros En Salud, Argel Martinez, observan.

Foto: Gala Limón Saldivar, estudiante de medicina, mide el nivel de glucosa de doña Luisa mientras su hija Rosalinda, su nieta Kenia, y el supervisor clínico de Compañeros En Salud, Argel Martinez, observan.

Gala y Dona Luisa en Soledad - 1400.jpg
 
Las personas que hayan presentado ciertos riesgos, se someten después a pruebas confirmatorias. Luego, si sus resultados lo indican, nuestro equipo les remite a nuestro médico de la clínica comunitaria.  Foto: Karen Gabriel López Salinas, estudiante de medicina, mide el nivel de glucosa de doña Geronima.

Las personas que hayan presentado ciertos riesgos, se someten después a pruebas confirmatorias. Luego, si sus resultados lo indican, nuestro equipo les remite a nuestro médico de la clínica comunitaria. Foto: Karen Gabriel López Salinas, estudiante de medicina, mide el nivel de glucosa de doña Geronima.

A veces se nos olvida por qué empezamos a estudiar medicina y el estar en contacto con la gente de la comunidad que es gente muy agradecida, humilde, trabajadora y a veces necesitada de nuestra atención y nuestra presencia te hace recordarlo y te da una nueva motivación.
— Karen Gabriel López Salinas, estudiante de medicina
Los estudiantes de medicina que participan reciben capacitación para aplicar la encuesta de la mejor manera (por ejemplo, tomar los signos vitales, utilizar los algoritmos, etc.), así como para que tomen consciencia de la humanidad de cada persona.  Foto: Luis Manuel Sánchez Ramírez, estudiante de medicina, se prepara para tomar la presión a doña Epimenia en su casa.

Los estudiantes de medicina que participan reciben capacitación para aplicar la encuesta de la mejor manera (por ejemplo, tomar los signos vitales, utilizar los algoritmos, etc.), así como para que tomen consciencia de la humanidad de cada persona. Foto: Luis Manuel Sánchez Ramírez, estudiante de medicina, se prepara para tomar la presión a doña Epimenia en su casa.

La experiencia y la aventura que uno vive con CES no tiene descripción, es única. [CES] te logra dar una visión acerca de las comunidades que realmente necesitan ayuda, y logras aprender que con una visita que hagas, ya sea para una encuesta de salud o solamente escucharles, les cambias el día por completo, porque perderse en el servicio que das a otras personas es la mejor manera de encontrar tu vocación y el gusto por ayudar.
— Luis Manuel Sánchez Ramírez, estudiante de medicina
Durante las encuestas para los niños, evaluamos el riesgo que tienen de padecer enfermedades como asma o desnutrición.  Foto: Ana Laura mira mientras Luz Estefanía Güereña Orozco, estudiante de medicina, mide el tamaño del brazo de su hijo Ángel como parte del proceso de evaluar su riesgo de desnutrición.

Durante las encuestas para los niños, evaluamos el riesgo que tienen de padecer enfermedades como asma o desnutrición. Foto: Ana Laura mira mientras Luz Estefanía Güereña Orozco, estudiante de medicina, mide el tamaño del brazo de su hijo Ángel como parte del proceso de evaluar su riesgo de desnutrición.

Desde siempre hemos sabido que hay personas menos afortunadas pero como no las vemos se nos olvida y hasta nos parece un cuento. Es triste que necesitemos ponernos en sus zapatos para darnos cuenta de la realidad que cientos de personas viven a diario a unos cuantos kilómetros de nuestras ciudades. Después de la búsqueda activa es imposible quedarnos sentados, automáticamente las ganas de ayudar y hacer un cambio se encienden.
— Luz Estefanía Güereña Orozco, estudiante de medicina
También, nos aseguramos de que sus esquemas de vacunación estén actualizados.  Foto: Doña Araceli proporciona los esquemas de vacunación de sus hijos mientras Gala Limón Saldivar mide el tamaño del brazo de Kenia.

También, nos aseguramos de que sus esquemas de vacunación estén actualizados. Foto: Doña Araceli proporciona los esquemas de vacunación de sus hijos mientras Gala Limón Saldivar mide el tamaño del brazo de Kenia.

A pesar de que el mundo tiene una globalización acelerada aún existen zonas en las que el desarrollo se ve limitado debido a barreras y determinantes estructurales. Para mí ha sido una gran experiencia participar en la búsqueda activa impactando en la vida de las comunidades.
— Gala Limón Saldivar, estudiante de medicina
Los equipos visitan cada casa en la comunidad así como en sus alrededores.  Foto: Karen Gabriel López Salinas y Abril, estudiantes de medicina, suben a una colina en busca de casas para realizar encuestas de salud.

Los equipos visitan cada casa en la comunidad así como en sus alrededores. Foto: Karen Gabriel López Salinas y Abril, estudiantes de medicina, suben a una colina en busca de casas para realizar encuestas de salud.

Se quedan hasta que le hayan realizado encuestas para cada miembro de la familia.  Foto: Karen Yunuen y Gala Limón Saldivar, estudiantes de medicina, toma la presión a doña Rosalinda fuera de su casa durante las encuestas de salud.

Se quedan hasta que le hayan realizado encuestas para cada miembro de la familia. Foto: Karen Yunuen y Gala Limón Saldivar, estudiantes de medicina, toma la presión a doña Rosalinda fuera de su casa durante las encuestas de salud.

Durante esta experiencia de inmersión, los estudiantes de medicina se quedan en la comunidad, comen con familias, juegan con los niños y conocen la vida de las personas a quienes atienden.  Foto: Fanny enseña a Estefanía y Daniela a ‘tortillar’ mientras se alojan en la casa de su mamá durante la semana de la Búsqueda Activa.

Durante esta experiencia de inmersión, los estudiantes de medicina se quedan en la comunidad, comen con familias, juegan con los niños y conocen la vida de las personas a quienes atienden. Foto: Fanny enseña a Estefanía y Daniela a ‘tortillar’ mientras se alojan en la casa de su mamá durante la semana de la Búsqueda Activa.

Foto: Fanny supervisa a Gala Limón Saldivar y Karen Yunuen mientras practican.

Foto: Fanny supervisa a Gala Limón Saldivar y Karen Yunuen mientras practican.

Foto: Judit Barrera, estudiante de medicina, mide el tamaño del brazo de Evelyn durante su encuesta de salud.

Foto: Judit Barrera, estudiante de medicina, mide el tamaño del brazo de Evelyn durante su encuesta de salud.

Hacer medicina va mucho más allá de leer miles de libros, hacer medicina es involucrarte con el contexto en el que vive tu paciente. La búsqueda activa es una buena manera de conocer las necesidades de las familias mexicanas, y sobretodo, de construir empatía, ponerte en los zapatos del otro, y saber que a pesar de todas las injusticias, es preciso generar un cambio.
— Judit Barrera, estudiante de medicina