La Búsqueda Activa: una experiencia que cambia vidas

Foto: Doña Marina, su esposo Don José Luis y sus hijos Esdras, Gladys, Daydra, y Alicia reciben a Xiomara Hinojosa en su casa para encuestas de salud.

Foto: Doña Marina, su esposo Don José Luis y sus hijos Esdras, Gladys, Daydra, y Alicia reciben a Xiomara Hinojosa en su casa para encuestas de salud.

Ignorar las necesidades de salud que existen en las poblaciones rurales puede ser fácil, porque cuando no las vemos, pensamos que no existen. O simplemente las vemos muy lejanas. Pero una vez que CES te lleva a conocer una comunidad, no hay vuelta atrás. La experiencia cambia tu perspectiva de la salud en México y en el mundo e idear maneras innovadoras de promover la salud en las zonas más necesitadas se convierte en uno de tus nuevos objetivos.
— Xiomara Hinojosa, estudiante de medicina del programa Acciones y Vínculos en Salud (AVES) del Tecnológico de Monterrey.

Aprovechando el inicio de su receso de verano, los estudiantes de medicina del programa Acciones y Vínculos en Salud (AVES) del Tecnológico de Monterrey pasaron una semana con Compañeros En Salud para trabajar en nuestra bianual búsqueda activa. Durante cada uno de estos eventos, nos enfocamos en distintas zonas de nuestra área de influencia remota y rural, yendo de puerta en puerta para realizar encuestas de salud para cada miembro de los hogares en esas zonas. Es una parte muy importante de lo que hacemos para garantizar el derecho a la salud para los que viven en estas comunidades marginadas. Es una experiencia que cambia vidas, no sólo para pacientes sino para estos estudiantes de medicina, quienes aprenden sobre medicina social y salud global. Tienen una oportunidad de conocer las necesidades de salud de la población y los retos que los pacientes enfrentan para obtener atención médica de calidad.

Dos equipos pasan varios días en las comunidades durante esta experiencia de inmersión, caminando de puerta en puerta para visitar a cada hogar.  Foto: El Dr. Rizieri Puerto (médico de la clínica de Matasano), señala con el dedo casas en la distancia durante su caminata para realizar encuestas de salud con Mabel Quiroz, Daniela Santos y Regina Serrano (estudiantes de medicina). Fueron acompañados de Don Isaías, para llegar a unos ranchos remotos.

Dos equipos pasan varios días en las comunidades durante esta experiencia de inmersión, caminando de puerta en puerta para visitar a cada hogar. Foto: El Dr. Rizieri Puerto (médico de la clínica de Matasano), señala con el dedo casas en la distancia durante su caminata para realizar encuestas de salud con Mabel Quiroz, Daniela Santos y Regina Serrano (estudiantes de medicina). Fueron acompañados de Don Isaías, para llegar a unos ranchos remotos.

En cada casa realizamos encuestas de salud a cada miembro de la familia.  Foto: Doña Felicita recibe a María Fernanda Reyes Chávez, estudiante de medicina, en su casa para las encuestas de salud de su familia

En cada casa realizamos encuestas de salud a cada miembro de la familia. Foto: Doña Felicita recibe a María Fernanda Reyes Chávez, estudiante de medicina, en su casa para las encuestas de salud de su familia

Recogemos datos de cada persona en tablets para tener información sobre su salud. Equipados con esta información, nuestros médicos en las clínicas tienen una mayor capacidad para atender a los pacientes en sus comunidades. Además, estos datos nos permiten formar nuestros programas e iniciativas según las necesidades de la población y medir nuestro impacto a lo largo del tiempo.  Foto: Osbeli, Wilbert y su primo Eliver (aquí con Mabel Quiroz, estudiante de medicina) y sus familias se encuentran entre las más de 1400 personas a quienes realizamos encuestas de salud.

Recogemos datos de cada persona en tablets para tener información sobre su salud. Equipados con esta información, nuestros médicos en las clínicas tienen una mayor capacidad para atender a los pacientes en sus comunidades. Además, estos datos nos permiten formar nuestros programas e iniciativas según las necesidades de la población y medir nuestro impacto a lo largo del tiempo. Foto: Osbeli, Wilbert y su primo Eliver (aquí con Mabel Quiroz, estudiante de medicina) y sus familias se encuentran entre las más de 1400 personas a quienes realizamos encuestas de salud.

De acuerdo con los estándares de la OMS, hacemos preguntas, tomamos los signos vitales y hacemos pruebas para determinar el riesgo de cada persona para ciertas enfermedades.  Foto: Judit Barrera, estudiante de medicina, toma la presión a Doña Adelina en su casa.

De acuerdo con los estándares de la OMS, hacemos preguntas, tomamos los signos vitales y hacemos pruebas para determinar el riesgo de cada persona para ciertas enfermedades. Foto: Judit Barrera, estudiante de medicina, toma la presión a Doña Adelina en su casa.

Actualmente vivimos en una sociedad deshumanizada que no nos permite voltear a ver la injusta realidad que viven las familias en zonas marginadas. La medicina social nos permite entender las necesidades de cada familia, para saber en qué aspectos es necesario ayudar. Por ello, la búsqueda activa nos enseña a que pequeñas acciones realmente pueden impactar una vida; sólo hace falta quitarnos la venda de los ojos.
— Judit Barrera, estudiante de medicina
Foto: Berenice Morales Montoya, estudiante de medicina, mide el nivel de glucosa de Don Martín durante las encuestas de salud.

Foto: Berenice Morales Montoya, estudiante de medicina, mide el nivel de glucosa de Don Martín durante las encuestas de salud.

Los estudiantes de medicina que participan reciben capacitación para aplicar la encuesta de la mejor manera (por ejemplo, tomar los signos vitales, utilizar los algoritmos, etc.), así como para que tomen consciencia de la humanidad de cada persona.  Foto: Doña Yolanda recibe a Daniela Santos, estudiante de medicina, en su casa para realizar encuestas para su familia.

Los estudiantes de medicina que participan reciben capacitación para aplicar la encuesta de la mejor manera (por ejemplo, tomar los signos vitales, utilizar los algoritmos, etc.), así como para que tomen consciencia de la humanidad de cada persona. Foto: Doña Yolanda recibe a Daniela Santos, estudiante de medicina, en su casa para realizar encuestas para su familia.

Las personas que hayan presentado ciertos riesgos, acuden después a un lugar público en la comunidad para someterse a pruebas confirmatorias. Luego, si sus resultados lo indican, nuestro equipo les remite a nuestro médico de la clínica comunitaria.  Foto: El Dr. Rizieri Puerto, médico de la clínica de Matasano, atiende a Doña Maria durante pruebas confirmatorias. Doña Maria fue acompañada por sus nietas Lesli y Dulce Maria y por Sarah Nuss, voluntaria del equipo de MEC (monitoreo, evaluación y calidad) de Compañeros En Salud, quien le había realizado la encuesta inicial en su casa.

Las personas que hayan presentado ciertos riesgos, acuden después a un lugar público en la comunidad para someterse a pruebas confirmatorias. Luego, si sus resultados lo indican, nuestro equipo les remite a nuestro médico de la clínica comunitaria. Foto: El Dr. Rizieri Puerto, médico de la clínica de Matasano, atiende a Doña Maria durante pruebas confirmatorias. Doña Maria fue acompañada por sus nietas Lesli y Dulce Maria y por Sarah Nuss, voluntaria del equipo de MEC (monitoreo, evaluación y calidad) de Compañeros En Salud, quien le había realizado la encuesta inicial en su casa.

Para generar un cambio, una acción desde nuestro entorno suele ser insuficiente. Muchas veces tienes que ir a la escena para darte cuenta de la situación por la que pasan muchas familias mexicanas. De esta forma, puedes entender las necesidades y buscar una verdadera solución.
— Armando Osorio Salazar, estudiante de medicina
Durante las encuestas para los niños, evaluamos el riesgo que tienen de padecer enfermedades como asma o desnutrición.  Foto: Armando Osorio Salazar, estudiante de medicina, escucha los latidos del corazón de Ximena durante las encuestas de salud de su familia.

Durante las encuestas para los niños, evaluamos el riesgo que tienen de padecer enfermedades como asma o desnutrición. Foto: Armando Osorio Salazar, estudiante de medicina, escucha los latidos del corazón de Ximena durante las encuestas de salud de su familia.

También, nos aseguramos de que sus esquemas de vacunación estén actualizados.  Foto: Regina Serrano, estudiante de medicina, revisa los esquemas de vacunación de Exaen, Javier y Yojah Jesus.

También, nos aseguramos de que sus esquemas de vacunación estén actualizados. Foto: Regina Serrano, estudiante de medicina, revisa los esquemas de vacunación de Exaen, Javier y Yojah Jesus.

Foto: Berenice Morales Montoya, estudiante de medicina, pasa una nota a Doña Marina que describe las vacunas que sus niños deben recibir.

Foto: Berenice Morales Montoya, estudiante de medicina, pasa una nota a Doña Marina que describe las vacunas que sus niños deben recibir.

Foto: Berenice Morales Montoya, estudiante de medicina, mide el tamaño del brazo de Elimquer como parte del proceso de evaluar el riesgo de desnutrición.

Foto: Berenice Morales Montoya, estudiante de medicina, mide el tamaño del brazo de Elimquer como parte del proceso de evaluar el riesgo de desnutrición.

Vivimos nuestras vidas viendo una pequeñita parte del mundo, lo que está cerca de nosotros; olvidamos que hay miles y miles de vidas y realidades más allá de la nuestra. La salud debería ser para todos y, como futuros médicos, es nuestro deber ver más allá de un hospital, de una enfermedad; entender que la realidad del paciente es distinta a la nuestra e igualmente válida. Me alegra ser una pequeña parte de este grupo de personas comprometidas por lograr llevar la medicina a todos.
— Regina Serrano, estudiante de medicina
Durante esta experiencia de inmersión, los estudiantes de medicina se quedan en la comunidad, comen con familias, juegan con los niños y conocen la vida de las personas a quienes atienden.  Foto: Dimas, Judith Margarita, Esmeralda, Dayla Yuremi, Marian Gisel, Darli Francisco, Estrella, Wilbert y Edwin Gael con María Fernanda Reyes Chávez y Mabel Quiroz, estudiantes de medicina

Durante esta experiencia de inmersión, los estudiantes de medicina se quedan en la comunidad, comen con familias, juegan con los niños y conocen la vida de las personas a quienes atienden. Foto: Dimas, Judith Margarita, Esmeralda, Dayla Yuremi, Marian Gisel, Darli Francisco, Estrella, Wilbert y Edwin Gael con María Fernanda Reyes Chávez y Mabel Quiroz, estudiantes de medicina

Una búsqueda activa no sólo es el identificar a pacientes enfermos o a quienes necesitan atención médica por una enfermedad ya diagnosticada. Una búsqueda activa es el demostrar que cada kilómetro vale la pena si con eso una persona se beneficia; es poner un granito de arena para empezar el cambio que queremos y que toda persona, donde quiera que viva, tenga la atención médica que por derecho le corresponde.
— María Fernanda Reyes Chávez, estudiante de medicina
Caminar, mientras sólo piensas en descansar; subir por montañas interminables y temer caer en más de una ocasión fue necesario para llegar, no sólo a contemplar una de las mejores vistas de la Sierra Chiapaneca, sino para llevar la palabra “empatía” a otro nivel y trabajar por la equidad en salud como nunca antes. Recorrer ese camino no es nada fácil, y recorrerlo con una enfermedad sobre tu cuerpo no sólo es arriesgado, sino inconcebible; pero tristemente es una realidad para muchos mexicanos. La Búsqueda Activa me permitió vivir mis convicciones y hoy, más que nunca, entiendo que el individuo debe ser atendido en su totalidad y que esta atención se vuelve más efectiva cuando muestras empatía por tu paciente.
— Mabel Quiroz, estudiante de medicina
Foto: Berenice Morales Montoya y Xiomara Hinojosa, estudiantes de medicina, pasan delante del café (el cultivo principal de la zona) secándose en el sol durante la búsqueda activa. Los estudiantes participantes tuvieron la oportunidad de aprender sobre la ecología y economía de este cultivo, y su impacto en las vidas y la salud de la gente aquí. Aprendieron cómo la medicina social toma en cuenta el contexto socioeconómico en el cual viven los pacientes para brindarles la mejor atención médica posible.

Foto: Berenice Morales Montoya y Xiomara Hinojosa, estudiantes de medicina, pasan delante del café (el cultivo principal de la zona) secándose en el sol durante la búsqueda activa. Los estudiantes participantes tuvieron la oportunidad de aprender sobre la ecología y economía de este cultivo, y su impacto en las vidas y la salud de la gente aquí. Aprendieron cómo la medicina social toma en cuenta el contexto socioeconómico en el cual viven los pacientes para brindarles la mejor atención médica posible.

Pudiera parecer, para nosotros, que algunas cosas en salud son obvias, pero es hasta que hablas con la gente que entiendes que no todos vemos las cosas igual, ni tenemos las mismas experiencias, mucho menos por el contexto en el que vive cada uno. Hay una necesidad de generar un aprendizaje mutuo y dar las mejores oportunidades para todos. La búsqueda activa es un comienzo de ello.
— Berenice Morales Montoya, estudiante de medicina
Foto: Los estudiantes de medicina lideran un juego con los niños después de sus encuestas, mientras su compañera termina la última encuesta en esa parte de la zona.

Foto: Los estudiantes de medicina lideran un juego con los niños después de sus encuestas, mientras su compañera termina la última encuesta en esa parte de la zona.

Foto: Daniela Santos, estudiante de medicina, cruza un puente con sus compañeros para seguir a la próxima comunidad en donde realizarían encuestas de salud.

Foto: Daniela Santos, estudiante de medicina, cruza un puente con sus compañeros para seguir a la próxima comunidad en donde realizarían encuestas de salud.

Un buen médico va más allá de una receta médica. Un buen médico conoce y entiende a sus pacientes, dándoles la mejor atención. Esta experiencia me hizo ver que la mayor parte de los mexicanos en zonas marginadas vive en gran necesidad. Me tocó ver con mis propios ojos, saborear y sentir las injusticias. Me impactó cómo miles de mexicanos tienen que atravesar distancias larguísimas, recorrer terrenos difíciles y enfrentarse a muchas situaciones para llegar a un centro de salud, porque yo misma caminé esos caminos difíciles y no me imagino haciéndolo en mala salud. El mundo necesita médicos que salgan y acorten la distancia entre la medicina de calidad y estos lugares remotos.

El reto es buscar siempre la empatía, porque al ponernos en los zapatos del otro y realmente comprender, se enciende en ti un deseo de cambio, que nada lo podrá apagar.
— Daniela Santos, estudiante de medicina

Estamos construyendo una nueva realidad en atención médica. Únete a nosotros.

MAS_0016-Mabel-Wilbert-Osbeli-1200.jpg
MAS_0070-Dani-DonaYolanda-1200.jpg
MAS_0090-Dimas_JudithMargarita-DaylaUreme-Fer-Esmeralda-MarianGisel-Mabel-DarliFranciso-Estrella-Wilbert-EdwinGael-1200.jpg
MAS_9867-Regina-vacunas-1200.jpg